Campanile de Giotto

Una torre al cielo del Renacimiento

El Campanile de Giotto es uno de los elementos que hacen de la Plaza del Duomo uno de los lugares más bellos de Italia. Se trata de la torre del campanario de la Catedral aunque, curiosamente, están separados. Esto se debe a que, en la construcción de la misma, la Cúpula de Brunelleschi necesitó tanto espacio que aquel reservado al campanario tuvo que utilizarse. Desplazándolo así un lugar aparte.

Sin embargo, la Catedral y el Campanile, incluso el Battistero di San Giovanni, dan una sensación de unidad y coherencia. Pues su decoración y estilo son muy similares, destacando su exterior cubierto en mármol verde, blanco y rojo.

campanario de giotto
La torre del Campanile de Giotto se alza al cielo de Florencia desde la Plaza del Duomo

Uno de los grandes artistas del Renacimiento, Giotto, fue el encargado de la construcción del campanario en el siglo XIV. El proyecto del genio no era exactamente igual al que finalmente se realizó. Pues Giotto había diseñado una torre de 115 metros de altura con una parte superior que terminara en un gran pico de 30 metros. Antes de finalizarse la obra, Giotto falleció y otro arquitecto continuó el proyecto dejando la altura de la torre en 85 metros. Pese a todo, por respeto y homenaje al creador del campanario, le pusieron el nombre de Campanile de Giotto.

Entrar al Campanile de Giotto

La torre no sólo destaca por su belleza exterior y su conjunto con el resto de elementos de la plaza, su interior es igualmente atractivo e interesante. Decorado con bajorrelieves y estatuas de santos, el campanario hace que ascender sus 414 escalones hasta la cima sea un recorrido lleno de arte y genio.

Un recorrido que, como regalo final, nos deja una de las mejores vistas panorámicas de toda Florencia.

Se puede acceder al interior del Campanile, previo pago de entrada, todos los días desde las 08:15 hasta las 19:20.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email