Galería de la Academia

Casa del David de Miguel Ángel

El arte está por cualquier rincón de Florencia. Su historia es tan rica que algunos de los más grandes artistas coincidieron en espacio y tiempo aquí dejándonos una de las ciudades más bellas del mundo. Estos artistas nos legaron también innumerables obras que hoy se reparten entre los monumentospalaciosiglesias y museos de Florencia.

Si hay una obra por excelencia que represente la ciudad, esa es el David de Miguel Ángel. Y ésta se encuentra en la magnífica Galería de la Academia.

Origen de la Galería de la Academia

Su nombre es muy curioso y tiene más lógica de lo que parece. Pues este lugar nació en el 1784 precisamente como una academia de arte. En Florencia ya existía, en aquel entonces, un lugar dedicado a ello. Sin embargo, esta academia, refundada, juntaría ahora todas las escuelas y academias de arte para centrarlas en una única.

museos Florencia

Pietro Leopoldo de Lorena, su fundador, tuvo la idea de crear en la academia una galería para reunir algunas obras de arte en las que los estudiantes pudiesen inspirarse y aprender. Poco a poco, y sin ser ese el objetivo inicial, esta galería dedicada a los estudiantes comenzó a acumular diversas obras de arte de gran valor. En cuestión de siglos, pasaron a ser muchas y muy importantes. Entonces, la ’’Galería de la Academia’’ se ganó gran fama y prestigio recibiendo visitas de admiradores y estudiosos del arte de todo el mundo.

El David de Miguel Ángel

Está claro que si visitamos la Galería de la Academia no podemos perdernos el David. La escultura de Miguel Ángel es algo que hemos visto miles de veces durante nuestra vida. Estudiando de pequeños, en la universidad, en programas de viajes o en las noticias. El David de Miguel Ángel es una de las obras de arte más hemosas de todos los tiempos. Ella sola hace de la Academia uno de los lugares más importantes de Florencia cuando la visitamos. Lo que sorprende siempre al verlo en persona es su tamaño. Pues con sus perfectas proporciones, en pantalla parece mucho más pequeño. ¡La estatua mide más de 5 metros! Y pesa… ¡más de 5000 kilos! Para tener las medidas perfectas son cifras muy grandes, ¿no? Lo cierto es que sí. Y esto hace aun más increíble la gesta de Miguel Ángel. Para esculpirla, el maestro empleó 4 años. Del 1501 al 1504. El gigantesco bloque de mármol del que surgió su creación no se extrajo para la misma. Ni mucho menos. Diversos artistas llevaban décadas intentando sacarle provecho. Su opinión era siempre la misma: el bloque era demasiado grande y no era bueno para esculpir. Incluso uno de ellos dejó un agujero enorme en el intento. El mármol quedó prácticamente abandonado.

Un ser nacido del mármol

Miguel Ángel, en el taller del Duomo, se encontró con el famoso bloque. Se pasó mucho tiempo observándolo, girando alrededor de él… Finalmente, Michelangelo aseguró que había visto un ángel en el mármol y sólo había que sacarlo. Cuando finalizó su obra, nadie pudo contradecirlo. El histórico artista tenía sólo 26 años. La exactitud y el detalle minucioso del David es algo que no ha sido alcanzado de nuevo. Las uñas, las venas, el vello, su musculatura… es tan realista y perfecto que deja sin palabras. Cuenta la leyenda que el mismo Miguel Ángel, al finalizar, golpeó en la rodilla al David gritándole ‘’¿por qué no me hablas?’’. Pues tal era el realismo que la estatua presentaba… y presenta.

Otras obras imperdibles en la Galería de la Academia

La Galería de la Academia no es solamente el David. Aunque, en nuestra opinión, sólo él ya vale el precio de una visita. El brillante museo nos ofrece algunas obras que no podemos perdernos. Es el caso de Los Cuatro Esclavos, una colección de cuatro esculturas realizadas por Miguel Ángel. Al encontrarnos con ellas, nuestro primer pensamiento es que las cuatro estatuas están inacabadas y carecen de gran importancia. Pero, con genios de este calibre, siempre hay que mirar un poco más allá. Resulta que Michelangelo realizó de forma totalmente intencionada (y acabada) las esculturas. Su idea era mostrar a cuatro figuras atrapadas en el mármol, intentando salir de él. Así veía él la escultura. Consideraba que no era el artista quien creaba las formas, sino que éstas ya estaban en el mármol y la misión del escultor era verlo y ‘’liberarlas’’. Ver Los Cuatro Esclavos una vez sabido esto… es apasionante.

Escultura… y pintura

Además de esculturas, en La Galería de la Academia tenemos algunas pinturas imperdibles. Una de ellas es la Madonna del Mare de Botticelli. El maestro Botticelli representó a la Virgen con una mirada diferente a todo lo visto hasta la fecha. Una Virgen con la mirada perdida. En la que es tan fácil y bello perderse observándola.

¡Y mucho más!

Otra pintura fascinante es la realizada por Pontormo, titulada Venus y Cupido. En ella vemos a la diosa entrelazada con su hijo cupido, casi mezclándose, al que besa en la boca. En la pintura se observan el arco y las flechas de Cupido en un rincón, posadas, al que el ángel da la espalda. Quizás, un gesto que muestra la grandeza del amor por una madre. Por el que Cupido olvida, al menos por un momento, el resto de amores. La Galería de la Academia va mucho más allá, con una sala dedicada a instrumentos musicales históricos. Algunos de más de 400 años. La Sala de Giotto, dedicada al gran artista del Renacimiento, sus obras y las de sus aprendices… Y todo esto en un museo con unas proporciones y organización ejemplares. Con mucha facilidad para recorrerlo por completo y muy intuitivo. ¡No dejes de visitarlo!

Una visita cómoda

Al final, la escuela se vio muy relegada y la Galería de la Academia se convirtió únicamente en un museo. Hoy en día es el segundo más visitado de Florencia después de la Galería Uffizi y uno de los más importantes del mundo. Sobre todo por ser la casa del David. Pero la Galería de la Academia es más que el David. Además de contar con tal magna pieza (como si fuera poco), puede presumir de ser el museo que cuenta con más esculturas de Miguel Ángel. Su tamaño no es demasiado basto como suele ocurrir con los museos de este calibre. Por lo que se hace muy llevadera y cómoda su visita.
florencia en 1 día

Galería de la Academia: horarios, entradas y visitas

La entrada tiene un precio de 12€. Ahora bien, para los ciudadanos europeos entre 18-25 años hay un billete especial con un precio de 2€.

Los horarios de visita son de martes a domingo de 08:15 a 18:50.

En un lugar con tanta historia y unas obras de tan alto valor, la mejor manera de visitarlo es acompañado por un guía local. Acompáñanos en nuestro tour por la Galería de la Academia y haz de tu viaje a Florencia una experiencia inolvidable.

Compartir
Share on facebook
Share on email