Historia de Florencia

Mucho más que Renacimiento

La historia de Florencia es mucho más que Renacimiento, se remonta incluso a antes de la llegada de los romanos. Aldea etrusca, asentamiento romano, ciudad lombarda, dominio del imperio de Carlomagno, liberación y conquista de otras ciudades toscanas, primera potencia del norte italiano, cuna del renacimiento, gobierno de los Medici e incluso capital de Italia. Florencia ha pasado por innumerables fases. Poderosos líderes la gobernaron, variados y numerosos. E infinidad de personalidades la habitaron. Todo ello hace que la historia de Florencia sea tan admirada. Sobre todo, por habernos regalado una ciudad única para conocer y disfrutar.

Historia de Florencia: Roma y Florentia

El verdadero surgimiento de la capital de la toscana inicia con la Florencia romana, a la que los romanos pusieron el nombre de Florentia. La mayoría de historiadores concuerdan en la fecha de su fundación en el 59 a.C. de la mano del mismísimo Julio César. Sin duda un inicio de grandeza que la historia siguió enriqueciendo hasta regalarnos el tesoro que es la ciudad florentina en la actualidad.

Historia de Florencia

Historia de Florencia: ciudad Medieval

La romana Florentia decayó junto con el imperio y fue Carlomagno quien la refundó anexionándola al suyo. Dando así inicio a la Florencia medieval en el 774.

Pronto los florentinos comenzaron a dividirse en dos bandos: los que apoyaban al imperio de Carlomagno y los que apoyaban al poder papal. Los negros y los blancos. La disputa llegó a tal punto que los blancos fueron desterrados, entre los cuales se encontraba el ilustrísimo Dante. Florencia se liberó del yugo germánico y, pese a las disputas internas, comenzó a crecer y a expandirse convirtiéndose pronto en una potencia itálica y europea. Su enorme actividad comercial y la importancia de sus bancos la llevaron a enriquecerse de manera rápida y cuantiosa. Incluso llegó a crear su propia moneda, el florín de oro, que se convirtió en dominante en el comercio europeo.

Florencia Renacentista

En este escenario de prosperidad económica dio comienzo la Florencia renacentista.

Fueron muchos los comerciantes florentinos que durante esta etapa de esplendor se enriquecieron. De ellos surgieron numerosas familias con mucho poder, sobre todo de banqueros. Entre ellas, estaba la familia Medici, con tal influencia que incluso contaba con el apoyo del Papa. Los Medici consiguieron dominar y gobernar Florencia (y posteriormente todo el ducado que esta formaba) en el año 1434. Los Medici se mantendrían en el poder, con alguna interrupción e incluso expulsiones por parte del pueblo, hasta el 1737.

historia de Florencia
Fuente de Neptuno: primera fuente publica de Florencia

El centro del mundo artístico

Durante estos años, las ambiciones de comerciantes y familias poderosas no entorpecieron el crecimiento de la ciudad. Al contrario, potenciaron su desarrollo y, sobre todo, la actividad artística. Estos hombres y mujeres rebosantes de dinero y propiedades se peleaban por encontrar y formar a los mejores artistas y contar con sus obras en sus propiedades, que debían destacar sobre las de sus contrarios. Es aquí cuando Florencia vive su edad de oro con el nacimiento del Renacimiento. Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci, Rafael, Brunelleschi, Giotto, Botticelli… muchos de los mejores pintores, escultores y arquitectos de toda la historia coincidieron aquí en lugar y tiempo. Esto dejó a Florencia un legado incalculable e hizo de ella lo que es hoy, una de las ciudades más bellas y visitadas del planeta.

puerta del paraíso
La "Puerta del Paraíso": obra cumbre de Ghiberti y una de las producciones más destacadas del Renacimiento

La desestabilidad política de Florencia acabó por provocar una decaída económica y debilitar al movimiento renacentista, que en sus últimos años tuvo su centro en Roma. A partir de ahí y, luego de la expulsión definitiva de los Medici, Florencia pasó a ser brevemente dominada por la corona austríaca. Poco después, en el 1861, pasó a formar parte del Reino de Italia, del que fue capital por seis años hasta que dicho reino conquistó Roma unificando todo el país. La historia de Florencia, con altos y bajos, ha aportado al mundo un legado incalculable.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email